Una frecuente duda relacionada con el bullying está relacionada con conocer qué tengo que hacer cuando mu hijo me cuenta que está sufriendo bullying. Aquí les dejamos algunas recomendaciones:

 

Ofrezca un primer apoyo emocional:

-          Agradezca a su hijo o hija por haberle contado lo que estaba viviendo: señálele que no está solo, que se le va a cuidar.

-          Exprésele que le informarán de las acciones que los adultos tomarán para detener los malos tratos (pues a veces tienen miedo de lo que hagan, pensando en las amenazas que les han hecho).

-          Escuche con atención: pídale que describa quiénes estuvieron involucrados, cómo, dónde y cuándo.

-          Establezca un lazo de empatía: dígale que agredir a otra persona está mal, que se le cree y que él o ella no son culpables.

-          Evite culpar de forma indirecta con frases como “¿por qué no me contaste antes?”, “¿por qué no hablaste antes?”, “¿por qué no confiaste en mí?”, “¿por qué permitiste que te hicieran eso?” o “¿qué hiciste para que los otros te empezaran a molestar?”.

-      No fomente represalias físicas o de otro tipo: eso los podría hacer sentir responsables de detener el bullying o sin fuerza para hacerlo. Además, responder con violencia en casos de bullying sólo agrava el problema.

-          Como padre o madre, controle sus emociones: es normal sentir rabia y pena por los malos tratos que su hijo o hija sufre. En ese momento es preferible expresar esas emociones con otro adulto; a los niños es mejor transmitirle la sensación de seguridad y de comprensión del malestar.

 

Es importante tomar contacto con el establecimiento educacional, para ello tome en consideración las siguientes sugerencias:

-          Póngase en contacto con docentes y directivos: a fin de abordar juntos el problema

-          Brinde información concreta sobre lo que su hijo o hija expresó; quién, cómo, cuándo, dónde y cómo ocurren los hechos.

-     No contacte al padre, a la madre o al adulto responsable del estudiante que ha hecho bullying a su hijo; esta es usualmente la primera respuesta, pero a veces empeora las cosas. Los docentes o directivos deberán contactar a los adultos responsables.

-          Permanezca atento(a) a lo que sucede en la escuela una vez que usted reporte los malos tratos que vive su hijo, siga los acontecimientos de cerca y observe sus cambios de ánimo. Asimismo, hable continuamente con él o ella y con el personal del colegio para ver si el bullying terminó o no.

-          Incentive soluciones ligadas a la reparación del daño y no a la venganza.

-      Nunca utilice la agresión para relacionarse con el personal del colegio, pues eso podría limitar el abanico de posibles soluciones ante el problema.

 

¿Dudas? Escríbenos haciendo click AQUÍ.

 

Un abrazo.

Publicado por Jorge Escudero