Vivir nuestra vida rodeados de otras personas no es fácil, a veces eso supone adecuarse y llegar a aceptar formas de vida diferentes en valores, hábitos, costumbres, cultura o formas de resolver problemas.

 

Todas las diferencias nos ayuden a crecer y ser más empáticos con las personas diferentes a nosotros, es decir, podemos aprender a “ponernos en los zapatos” de los demás. Por supuesto, sin que eso signifique perder nuestra esencia.

 

“Todos queremos y necesitamos sentirnos bien y tranquilos con la gente con la que nos relacionamos todos los días”

 

Así, también nosotros somos diferentes a los ojos de los demás… puede que incluso a veces ni nos soportemos a nosotros mismos, pero teniendo claridad de nuestras formas de ser y de lo que se puede flexibilizar, todo se hace más llevadero y menos grave.

 

“En un grupo, todos somos responsables unos de otros, y todos tenemos un impacto ya sea positivo o negativo en los demás. Por eso es tan importante que cada uno se haga responsable de lo que puede aportar para que todos estemos lo mejor posible”.

 

Estos meses de vacaciones disfrútalos con tus amigos, no permitas que te invadan pensamientos negativos que te hacen limitarte de abrirte al mundo y sus diferencias. Fuera de todo, luego de todo un año de esfuerzos en el colegio, es merecida la oportunidad de descansar y, de paso, crecer.

 

Síguenos en nuestras redes sociales para recibir más contenidos sobre este tema. Estamos en Facebook, Twitter e Instagram.

 

Un abrazo afectuoso,

Ganémosle al Bullying

 

 

Publicado por Jorge Escudero