Si únicamente se toman medidas con quien sufre el bullying, la situación de acoso no desaparecerá. Tan importante es tomar medidas preventivas, tanto desde la prevención primaria como secundaria, con cada persona que conforma la triada del bullying (quien lo hace, quien lo recibe y quien es testigo).


No podemos obviar que un ámbito institucional como el escolar, en el que se produce la agresión, este hecho hace que disminuya la calidad de vida de las personas implicadas, dificulta la consecución de objetivos propuestos y hace al mismo tiempo que aumenten los problemas y las tensiones.


La actuación con los niños o las niñas que realizan bullying debe ir encaminada a:

- No justificar en ningún momento los hechos agresivos ni tolerar la falsa justica de la que se podría hablar.

- Ajustar y recordar de forma clara las normas de funcionamiento de clase y reglas de grupo.

- Ejercitar la aceptación y el respeto.

- Trabajar la igualdad de géneros, etnias y culturas.

- Trabajar en clases la resolución de problemas desde estrategias no violentas.

- Ejercitar el ponerse en el lugar de otras personas.

- Dar participación activa y protagonismo a todo el alumnado. A mayor participación y actividad de todos los alumnos, menor posibilidad de que se dé una conducta agresiva.

- Contacto con apoderados.

- Trabajo en equipo multidisciplinario.

 

Un abrazo,

Jorge Escudero Bello

Coordinador Ganémosle al Bullying

 

Texto adaptado desde el libro “Acoso Escolar, Desarrollo, Prevención y Herramienta de trabajo (Narcea Ediciones). 

Publicado por Jorge Escudero