¿Cómo han estado estos días de descanso? Esperamos que muy buenos, en compañía de las personas que más quieres.

 

Si bien estamos en tiempos de descanso y lo más probable es que todo lo que hagamos en el día no tiene relación con la escuela, a veces es bueno detenerse a pensar en las formas más sencillas y asequibles que tenemos para prevenir los malos tratos entre nuestros alumnos.

 

Es bueno saber que los conflictos entre estudiantes son esperables, a veces inevitables, pero posibles de abordarse y sacar aprendizajes de ellos. Sin embargo, cuando estos no se trabajan oportunamente, sólo crean una “bomba de tiempo” que podría ser perjudicial para el ambiente en el aula y para el bienestar de los integrantes del curso.

 

Hoy queremos presentarte algunas recomendaciones para mirar esos conflictos y prevenir que avancen a un nivel al que quizá nos cause mucho problema y esfuerzo de muchas personas llegar a detenerlos:

 

-          Es positivo que se destaque en los alumnos las ocasiones en que, gracias a la buena convivencia o el trabajo en equipo, alcanzan metas importantes para ellos.

-          Intenta actividades donde necesariamente los estudiantes deban reunirse, pedirse ayuda o solidarizar para alcanzar objetivos conjuntos.

-          Establece con los alumnos nuevas reglas para la conformación de grupos de trabajo, con el fin de favorecer la inclusión.

-          Invita a los alumnos a realizar campañas de difusión y prevención del bullying.

-          Valora la diversidad para darle un lugar de reconocimiento a todos y todas.

-          Favorece espacios de expresión de opiniones enmarcadas en buenos tratos hacia el resto del curso.

Esperamos que este artículo te haya servido y te invitamos a compartirlo en tus redes sociales.

 

Descarga gratuitamente desde nuestro sitio nuestras guías de talleres para escuelas, equivalentes a un mes de trabajo con alumnos de quinto a octavo o de primero a cuarto medio.

 

Si tienes dudas, escríbenos a través de nuestro formulario y estaremos felices de leerte.

Publicado por Jorge Escudero