¿Cómo van esas vacaciones? ¡Esperamos que muy bien!

 

¿Te ha pasado que a veces te dan ganas de desaparecer del mundo, de terminar con algo que te tiene aburrido(a)? ¿Si? Pues es muy frecuente… todos hemos pasado por una o varias situaciones donde queremos arrancar de todo para estar en paz un momento.

 

Hoy te queremos invitar a revisar algunas ideas que puedes tener en cuenta cuando sientas que ya no hay forma de arreglar las cosas para sentirse mejor:

 

-      Los problemas son inevitables: todos en algún momento de la vida tendremos que pasar por un problema que nos acompleja a un nivel que no queremos saber más de él. Lo importante de todo es conocer que a veces los problemas vienen a desafiarnos, precisamente para trabajar habilidades que no habríamos podido desarrollar de otro modo.

 

-      No mantengas tus dolores en secreto: a veces guardarse los problemas puede ser una “solución” que no ayuda mucho. Más bien sólo hace que se acumulen las tensiones en el cuerpo y que estemos más sensibles, con una carga que no logramos dejar o que nos enfermemos. Y claramente no queremos que te sientas así. Por eso, conversa con alguien de confianza, escribe lo que te hace mal hoy, canta, baila o realiza ejercicio físico. En el fondo, todo lo que ayude a sacar toda esa energía guardada ayuda a aliviarse.

 

-     Pide ayuda: a veces hay problemas que aumentan en gravedad y necesitamos de otros para solucionarlos. Si es necesario, la visita a un médico puede ser de gran ayuda. Intenta gestionar esa ayuda con tus padres o con algún adulto de confianza. No hay nada malo o raro en hacerlo, al contrario, ayuda muchísimo a salir adelante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si tienes dudas o quieres comentarnos algo, escríbenos a través de nuestro formulario disponible AQUÍ y estaremos felices de leerte.

 

Publicado por Jorge Escudero